22

02/12/2008

img_0006.jpg

La mañana me vomita en nuestro colchón -último acceso libre de trincheras en esta batalla contra los azares.-

Las cosas toman extraños vericuetos… pero queda orden:

tu pijama bajo la almohada, tu ropa haciendo castells por la habitación, tu olor a recién hecha…

.

Por primera vez en mucho tiempo estoy tranquilo. Ahora acierto a predecir los mecanismos de la ausencia y comprendo que los reproches son boomerangs. (Hay momentos en los que subo a los bordillos como a podios, το τουβλάκι σου, ya sabes.)

Y en cuanto oigo tus pasos bajar la escalera apresuro a pasear mis miedos por las riberas de las ventanas de este cuarto piso. Y sólo tengo que abrir la puerta de la cocina y la de la solana para que haya corriente y… ¡Plof!

.

El movimiento se demuestra andando. -Marusa dixit.-

.

Y si a veces, este nosotros, es una crónica para un buffet de cadavre exquis, τέλια! ( ¿Te acuerdas del viaje a Χανιά?)

Me atrae esa particularidad de “completar” a ciegas, sin saber… dejándonos llevar por nuestros impulsos interiores, de cierta complementación a niveles de subconsciencia.

.

Aunque no pueda ser ahora… (Pero sin embargo lo es.)

.

Porque este momento nos servirá para conjugar nuestro συνεχής μέλλοντας -θα αγαπάμε- (verás… aunque ya no seamos nosotros.)

Y eso es lo lindo: no la esperanza, la certidumbre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: