20

01/18/2008

015.jpg

La aricmética del dolor presupone una gangrena de encajes, una disciplina de bagatelas kantianas… Un itinerario de carcoma ante notario.

Pero no un dolor heredado, sino el que inquilina en nosotros desde la adolescencia. Nuestro jornalero infatigable.

Es el peor dolor de todos los posibles pues no tiene fin (en su doble acepción: finalidad, ocaso) y gasta una gama de artificios notable.

Si nuestro corazón se ha convertido en un dispensador de deficiencias afectivas, no debemos preocuparnos. Más tarde o más temprano trabaremos amistad con él. Hasta entonces: a joderse.

Anuncios

One Response to “20”

  1. Natalia Says:

    hacer amistad con el dolor, me gusta mas decir, transformar el dolor en otra cosa, el dolor tambien metarfosea, y se puede convertir en creacion por ejemplo…saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: