Al bar

07/06/2007

p7290015a.jpg

Después de once meses siendo mobiliario urbano -autoportante- integrado armoniosamente al paisaje, he aprendido a hablar Aalto. Por aquí las mismas nubes alfilereadas al mismo cielo, los mismos vasos por fregar… la misma diapositiva atorada que se resiste a avanzar. Estaticidad, en una palabra.

La felicidad sigue buscando inquilino cuando sé que sigo perdiendo batallas sin saber en qué guerra ando. Para serme sincero, ya nada se espera especialmente exaltante. ¿Qué me queda? ¿Un feng-shui neuronal? ¿Un alinear los impulsos nerviosos hacia La Meca? ¿Prestidigitar axones? ¿Arrodillar mis lóbulos frontales al tiempo que se santiguan?

Vaya usted a saber. Sólo sé que la insolencia, sin entrenar demasiado, se aliena de forma gentil. (Tampoco es para tanto.) Y el juntar palabras se me antoja, cada vez más, un desfile funerario que preludia la misa de las ocho.

Si no les importa ,yo me voy Al var.

Anuncios

One Response to “Al bar”

  1. kyma Says:

    τι άλλο;

    σε αγαπάω


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: