11

07/03/2007

img_0019a.jpg

La biografía de una ausencia, a veces, es una rama de la psiquiatría:

sobre todo si recuerda a la onomatopéyica muerte de un portazo.

O a un hundir el tenedor en el corazón de pequeños ruiseñores:

¡Plash!

.

Candidatos a dos metros de cementerio sobran.

Muerdealmohadas del solipsismo también.

Parafraseando a Nietzsche:

Aún hay quien aspira a nacer póstumo.

.


Pero mi felicidad solicitará plaza en un geriátrico:

Sabe que llegará a vieja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: